Copyright 2005

National Law Center for Inter-American Free Trade

InterAmÔ Database

 

 

8 de abril de 2005

 

Diario Oficial de la Federación (México)

 

Norma Oficial Mexicana NOM-034-SCT2-2003, Señalamiento horizontal y vertical de carreteras y vialidades urbanas

 

 

Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

 

NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-034-SCT2-2003, SEÑALAMIENTO HORIZONTAL Y VERTICAL DE CARRETERAS Y VIALIDADES URBANAS.

 

AARON DYCHTER POLTOLAREK, Subsecretario de Transporte y Presidente del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Transporte Terrestre, con fundamento en los artículos 36 fracción I de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal; 1o., 38 fracción II, 40 fracciones I, III, V y XVI, 41 43, 47 y 51 de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización; 4o. de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo; 5o. fracción VI de la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal; 28 y 34 del Reglamento de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización y 6o. fracción XIII del Reglamento Interior de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes; y demás ordenamientos jurídicos que resulten aplicables, y

 

CONSIDERANDO

 

Que es necesario establecer los requisitos generales que han de considerarse para diseñar e implantar el señalamiento vial de las carreteras y vialidades urbanas de jurisdicción federal, estatal y municipal, a fin de dicho señalamiento sea uniforme en el territorio nacional, con el propósito de facilitar que los usuarios comprendan las indicaciones que transmite con relación a su seguridad, para disminuir la ocurrencia de accidentes.

 

Que en el caso de la Norma Oficial Mexicana en cita, se contemplan los señalamientos horizontal y vertical de carreteras y vialidades urbanas, integrados mediante marcas en el pavimento y en las estructuras adyacentes; tableros con símbolos, pictogramas y leyendas, así como otros elementos, constituyendo un sistema que tiene por objeto delinear las características geométricas de esas vías públicas; denotar todos aquellos elementos estructurales que estén instalados dentro del derecho de vía; prevenir sobre la existencia de algún peligro potencial en el camino y su naturaleza; regular el tránsito señalando la existencia de limitaciones físicas o prohibiciones reglamentarias que restringen su uso; guiar oportunamente a los usuarios a lo largo de sus itinerarios, indicando los nombres y ubicaciones de las poblaciones, los lugares de interés y las distancias en kilómetros, e informando sobre la existencia de servicios o de lugares de interés turístico o recreativo, transmitiéndoles indicaciones relacionadas con su seguridad y con la protección de las vías de comunicación, para regular y canalizar correctamente el tránsito de vehículos y peatones.

 

Que habiéndose dado cumplimiento al procedimiento establecido en la Ley Federal sobre Metrología y Normalización y su Reglamento, para la publicación de normas oficiales mexicanas, el Subsecretario de Transporte y Presidente del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Transporte Terrestre, con fecha 25 de mayo de 2004, ordenó la publicación en el Diario Oficial de la Federación del Proyecto de Norma Oficial Mexicana, PROY-NOM-034-SCT2-2003, Señalamiento Horizontal y Vertical de Carreteras y Vialidades Urbanas.

 

Que durante el plazo de 60 días naturales, contados a partir de la fecha de publicación del Proyecto de Norma Oficial Mexicana, la Manifestación de Impacto Regulatorio y los análisis que sirvieron de base para su elaboración, a que se refiere el artículo 45 de la Ley Federal sobre Metrología y Normalización y 32 de su Reglamento, estuvieron a disposición del público en general para su consulta, en el domicilio del Comité respectivo y los interesados presentaron sus comentarios al Proyecto de Norma Oficial Mexicana
de referencia, los cuales fueron analizados y resueltos en el seno del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Transporte Terrestre, integrándose a la Norma Oficial Mexicana, las observaciones procedentes.

 

En tal virtud y previa aprobación del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Transporte Terrestre, he tenido a bien expedir la siguiente: Norma Oficial Mexicana NOM-034-SCT2-2003, Señalamiento horizontal y vertical de carreteras y vialidades urbanas.

 

Atentamente

 

México, D.F., a 3 de enero de 2005.- El Subsecretario de Transporte y Presidente del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Transporte Terrestre, Aarón Dychter Poltolarek.- Rúbrica.

 

NORMA OFICIAL MEXICANA NOM-034-SCT2-2003,
SEÑALAMIENTO HORIZONTAL Y VERTICAL DE CARRETERAS Y VIALIDADES URBANAS

 

PREFACIO

 

En la elaboración de esta Norma Oficial Mexicana participaron:

 

SECRETARIA DE COMUNICACIONES Y TRANSPORTES

 

INSTITUTO MEXICANO DEL TRANSPORTE

 

DIRECCION GENERAL DE SERVICIOS TECNICOS

 

DIRECCION GENERAL DE AUTOTRANSPORTE FEDERAL

 

SECRETARIA DE DESARROLLO SOCIAL

 

DIRECCION GENERAL DE ORDENACION DEL TERRITORIO

 

SECRETARIA DE TURISMO

 

DIRECCION GENERAL DE MEJORA REGULATORIA

 

POLICIA FEDERAL PREVENTIVA DE LA SECRETARIA DE SEGURIDAD PUBLICA

 

COORDINACION DE SEGURIDAD REGIONAL

 

SECRETARIA DE TRANSPORTE Y VIALIDAD DEL DISTRITO FEDERAL

 

DIRECCION GENERAL DE PLANEACION Y VIALIDAD

 

SECRETARIA DE COMUNICACIONES Y TRANSPORTES DEL ESTADO DE PUEBLA

 

DIRECCION GENERAL DE PLANEACION Y VIALIDAD

 

INSTITUCIONES ACADEMICAS

 

INSTITUTO DE INGENIERIA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO

 

DIRECCION DE LA UNIDAD PROFESIONAL INTERDISCIPLINARIA DE INGENIERIA, CIENCIAS SOCIALES Y ADMINISTRATIVAS DEL INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL

 

CAMARAS Y SOCIEDADES TECNICAS

 

CAMARA NACIONAL DEL AUTOTRANSPORTE DE CARGA

 

CAMARA NACIONAL DEL AUTOTRANSPORTE DE PASAJE Y TURISMO

 

CONFEDERACION NACIONAL DE TRANSPORTISTAS MEXICANOS, A.C.

 

ASOCIACION MEXICANA DE INGENIERIA DE TRANSPORTES, A.C.

 

ASOCIACION MEXICANA DE INGENIERIA DE VIAS TERRESTRES, A.C.

 

ASOCIACION MEXICANA DE CAMINOS, A.C.

 

ASOCIACION NACIONAL DE INGENIERIA URBANA, A.C.

 

ASOCIACION NACIONAL DE TRANSPORTE PRIVADO, A.C.

 

INDICE

 

0.         Introducción

 

1.         Objetivo

 

2.         Campo de aplicación

 

3.         Definiciones

 

4.         Especificaciones y características del señalamiento horizontal

 

5.         Especificaciones y características del señalamiento vertical

 

6.         Concordancia con normas internacionales y normas mexicanas

 

7.         Bibliografía

 

8.         Evaluación de la conformidad

 

9.         Vigilancia

 

10.        Observancia

 

11.        Vigencia

 

Apéndice A: instructivo para el trazo en campo de la raya separadora de sentidos de circulación en curvas

 

0. Introducción

 

El señalamiento horizontal y vertical de carreteras y vialidades urbanas se integra mediante marcas en el pavimento y en las estructuras adyacentes; tableros con símbolos, pictogramas y leyendas, así como otros elementos, constituyendo un sistema que tiene por objeto delinear las características geométricas de esas vías públicas; denotar todos aquellos elementos estructurales que estén instalados dentro del derecho de vía; prevenir sobre la existencia de algún peligro potencial en el camino y su naturaleza; regular el tránsito señalando la existencia de limitaciones físicas o prohibiciones reglamentarias que restringen su uso; guiar oportunamente a los usuarios a lo largo de sus itinerarios, indicando los nombres y ubicaciones de las poblaciones, los lugares de interés y las distancias en kilómetros, e informando sobre la existencia de servicios o de lugares de interés turístico o recreativo, transmitiéndoles indicaciones relacionadas con su seguridad y con la protección de las vías de comunicación, para regular y canalizar correctamente el tránsito de vehículos y peatones, por lo que, con el propósito de facilitar que los usuarios comprendan esas indicaciones, dicho sistema debe ser uniforme en todo el territorio nacional, para disminuir la ocurrencia de accidentes.

 

1. Objetivo

 

La presente Norma Oficial Mexicana tiene por objeto establecer los requisitos generales que han
de considerarse para diseñar e implantar el señalamiento vial de las carreteras y vialidades urbanas de jurisdicción federal, estatal y municipal.

 

2. Campo de aplicación

 

Con el propósito de que el señalamiento vial sea de ayuda para que los vehículos, tanto del autotransporte federal como público en general, transiten en forma segura, esta Norma es de aplicación obligatoria en:

 

las carreteras y vialidades urbanas federales;

 

las carreteras estatales y municipales;

 

las vialidades urbanas que sirvan de enlace entre las carreteras federales, estatales y municipales;

 

las vialidades urbanas que comuniquen a las terminales federales de autotransporte de pasaje o de carga, a los aeropuertos y aeropistas, a las terminales ferroviarias, a los puertos marítimos, a los puertos fronterizos y a los parques industriales, así como a los destacamentos militares, de la Policía Federal Preventiva, de la Cruz Roja Mexicana y a las instalaciones de protección civil;

 

las vialidades urbanas del Distrito Federal, y

 

otras vialidades urbanas que las autoridades estatales y municipales así lo establezcan.

 

Las intersecciones formadas por las carreteras y vialidades referidas, con otras vialidades urbanas, se señalizarán, conforme a lo establecido en esta Norma.

 

3. Definiciones

 

Para los efectos de la presente Norma Oficial Mexicana se consideran las siguientes definiciones:

 

3.1. Arroyo vial

 

Franja destinada a la circulación de los vehículos, delimitada por los acotamientos o las banquetas.

 

3.2. Carretera

 

Camino público, ancho y espacioso, pavimentado y dispuesto para el tránsito de vehículos, con o sin accesos controlados, que puede prestar un servicio de comunicación a nivel nacional, interestatal, estatal o municipal.

 

3.3. Señalamiento

 

Conjunto integrado de marcas y señales que indican la geometría de las carreteras y vialidades urbanas, así como sus bifurcaciones, cruces y pasos a nivel; previenen sobre la existencia de algún peligro potencial en el camino y su naturaleza; regulan el tránsito indicando las limitaciones físicas o prohibiciones reglamentarias que restringen el uso de esas vías públicas; denotan los elementos estructurales que
están instalados dentro del derecho de vía y sirven de guía a los usuarios a lo largo de sus itinerarios.
Se clasifica en:

 

3.3.1. Señalamiento horizontal

 

Es el conjunto de marcas que se pintan o colocan sobre el pavimento, guarniciones y estructuras, con el propósito de delinear las características geométricas de las carreteras y vialidades urbanas, y denotar todos aquellos elementos estructurales que estén instalados dentro del derecho de vía, para regular y canalizar el tránsito de vehículos y peatones, así como proporcionar información a los usuarios. Estas marcas son rayas, símbolos, leyendas o dispositivos.

 

3.3.2. Señalamiento vertical

 

Es el conjunto de señales en tableros fijados en postes, marcos y otras estructuras, integradas con leyendas y símbolos. Según su propósito, las señales son:

 

3.3.2.1. Preventivas: Cuando tienen por objeto prevenir al usuario sobre la existencia de algún peligro potencial en el camino y su naturaleza.

 

3.3.2.2. Restrictivas: Cuando tienen por objeto regular el tránsito indicando al usuario la existencia de limitaciones físicas o prohibiciones reglamentarias que restringen el uso de la vialidad.

 

3.3.2.3. Informativas: Cuando tienen por objeto guiar al usuario a lo largo de su itinerario por carreteras y vialidades urbanas, e informarle sobre nombres y ubicación de las poblaciones y de dichas vialidades, lugares de interés, las distancias en kilómetros y ciertas recomendaciones que conviene observar.

 

3.3.2.4. Turísticas y de servicios: Cuando tienen por objeto informar a los usuarios la existencia de un servicio o de un lugar de interés turístico o recreativo.

 

3.3.2.5. Diversas: Cuando tienen por objeto encauzar y prevenir a los usuarios de las carreteras y vialidades urbanas, pudiendo ser dispositivos diversos que tienen por propósito indicar la existencia de objetos dentro del derecho de vía y bifurcaciones en la carretera o vialidad urbana, delinear sus características geométricas, así como advertir sobre la existencia de curvas cerradas, entre otras funciones.

 

3.4. Velocidad de operación

 

Es la velocidad que adoptan los conductores al circular por la vialidad. Para fines de señalamiento se refiere al percentil 85 de la distribución de velocidad. Para el caso de vialidades en proyecto, la velocidad de operación debe ser al menos la velocidad de proyecto o de referencia. En vialidades urbanas en operación corresponde a la velocidad establecida por las autoridades correspondientes en los reglamentos de tránsito.

 

3.5. Vialidad urbana

 

Conjunto integrado de vías de uso común que conforman la traza urbana, cuya función es facilitar el tránsito eficiente y seguro de personas y vehículos. Se clasifican en:

 

3.5.1. Vía de tránsito vehicular

 

Espacio físico destinado exclusivamente al tránsito de vehículos, que según sus características y el servicio que presta, puede ser:

 

3.5.1.1. Vía primaria: Espacio físico cuya función es facilitar el flujo del tránsito vehicular continuo o controlado por semáforos, entre distintas áreas de una zona urbana, con la posibilidad de reserva para carriles exclusivos, destinados a la operación de vehículos de emergencia.

 

3.5.1.1.1. Vía de circulación continua: Vía primaria cuyas intersecciones generalmente son a desnivel; las entradas y las salidas están situadas en puntos específicos, con carriles de aceleración y desaceleración. En algunos casos cuentan con calles laterales de servicio en ambos lados de los arroyos centrales separados por camellones. Estas vías pueden ser:

 

3.5.1.1.1.1. Anular o periférica: Vía de circulación continua perimetral, dispuesta en anillos concéntricos que intercomunican la estructura vial en general.

 

3.5.1.1.1.2. Radial: Vía de circulación continua que parte de una zona central hacia la periferia y está unida con otras radiales mediante anillos concéntricos.

 

3.5.1.1.1.3. Viaducto: Vía de circulación continua, de doble circulación, independiente una de otra y sin cruces a nivel.

 

3.5.1.1.2. Arteria principal: Vía primaria cuyas intersecciones son controladas por semáforos en gran parte de su longitud, que conecta a los diferentes núcleos de la zona urbana, de extensa longitud y con volúmenes de tránsito considerables. Puede contar con intersecciones a nivel o desnivel, de uno o dos sentidos de circulación, con o sin faja separadora; puede contar con carriles exclusivos para el transporte público de pasajeros, en el mismo sentido o en contraflujo. Las arterias principales pueden ser:

 

3.5.1.1.2.1. Eje vial: Arteria principal, generalmente de sentido único de circulación preferencial, sobre la que se articula el sistema de transporte público de superficie y carril exclusivo en el mismo sentido o en contraflujo.

 

3.5.1.1.2.2. Avenida primaria: Arteria principal de doble circulación, generalmente con camellón al centro y varios carriles en cada sentido.

 

3.5.1.1.2.3. Paseo: Arteria principal de doble circulación de vehículos con zonas arboladas, longitudinales y paralelas a su eje.

 

3.5.1.1.2.4. Calzada: Arteria principal que al salir del perímetro urbano, se transforma en carretera o que liga la zona central con la periferia urbana, prolongándose en una carretera.

 

3.5.1.2. Vía secundaria: Espacio físico cuya función es facultar el flujo del tránsito vehicular no continuo, generalmente controlado por semáforos entre distintas zonas de la ciudad. Estas vías pueden ser:

 

3.5.1.2.1. Avenida secundaria o calle colectora: Vía secundaria que liga el subsistema vial primario con las calles locales; tiene características geométricas más reducidas que las arterias principales, pueden tener un tránsito intenso de corto recorrido, movimientos de vueltas, estacionamiento, ascenso y descenso de pasaje, carga y descarga, y acceso a las propiedades colindantes.

 

3.5.1.2.2. Calle local: Vía secundaria que se utiliza para el acceso directo a las propiedades y está ligada a las calles colectoras; los recorridos del tránsito son cortos y los volúmenes son bajos, generalmente son de doble sentido. Pueden ser:

 

3.5.1.2.2.1. Residencial: Calle en zona habitacional.

 

3.5.1.2.2.2. Industrial: Calle en zona industrial.

 

3.5.1.2.3. Callejón: Vía secundaria de un solo tramo, en el interior de una manzana con dos accesos.

 

3.5.1.2.4. Cerrada: Vía secundaria en el interior de una manzana, con poca longitud, un solo acceso y doble sentido de circulación.

 

3.5.1.2.5. Privada: Vía secundaria localizada en el área común de un predio y de uso colectivo de las personas propietarias o poseedoras del predio.

 

3.5.1.2.6. Terracería: Vía secundaria abierta a la circulación vehicular y que no cuenta con ningún tipo de pavimento.

 

3.5.2. Ciclo vía

 

Vía pública exclusiva para circulación en bicicleta. Una ciclo vía puede ser:

 

3.5.2.1. Confinada: La que se ubica en las fajas separadoras de las vías primarias.

 

3.5.2.2. Secundaria: La que se ubica en cualquier vía pública, sin estar confinada propiamente.

 

3.5.2.3. Exclusiva: La situada en áreas turísticas y recreativas, fuera de las vías urbanas.

 

4. Especificaciones y características del señalamiento horizontal

 

4.1. Clasificación

 

Según su uso, las marcas y dispositivos del señalamiento horizontal se clasifican como se muestran en la tabla 1:

 

TABLA 1.- Clasificación de las marcas y dispositivos para el señalamiento horizontal

Clasificación

Nombre

M-1

Raya separadora de sentidos de circulación

M-1.1

Raya continua sencilla (Arroyo vial hasta 6,5 m)

M-1.2

Raya discontinua sencilla (Arroyo vial hasta 6,5 m)

M-1.3

Raya continua doble (Arroyo vial mayor de 6,5 m)

M-1.4

Raya continua-discontinua (Arroyo vial mayor de 6,5 m)

M-1.5

Raya discontinua sencilla (Arroyo vial mayor de 6,5 m)

M-2

Raya separadora de carriles

M-2.1

Raya separadora de carriles, continua sencilla

M-2.2

Raya separadora de carriles, continua doble

M-2.3

Raya separadora de carriles, discontinua

M-3

Raya en la orilla del arroyo vial

M-3.1

Raya en la orilla derecha, continua

M-3.2

Raya en la orilla derecha, discontinua

M-3.3

Raya en la orilla izquierda

M-4

Raya guía en zonas de transición

M-5

Rayas canalizadoras

M-6

Raya de alto

M-7

Rayas para cruce de peatones

M-7.1

Rayas para cruce de peatones en vías primarias

M-7.2

Rayas para cruce de peatones en vías secundarias

M-8

Marcas para cruce de ferrocarril

M-9

Rayas con espaciamiento logarítmico

M-10

Marcas para estacionamiento

M-11

Rayas, símbolos y leyendas para regular el uso de carriles

M-11.1

Flechas, letras y números

M-11.2

Para delimitar un carril en contrasentido

M-11.3

Para delimitar un carril exclusivo

M-11.4

Para establecer lugares de parada

M-12

Marcas en guarniciones

M-12.1

Para prohibición del estacionamiento

M-12.2

Para delinear guarniciones

M-13

Marcas en estructuras y objetos adyacentes a la superficie de rodadura

M-13.1

Marcas en estructuras

M-13.2

Marcas en otros objetos

M-14

Marcas para delimitar ciclo vías

M-15

Marcas temporales

DH-1

Botones retrorreflejantes y delimitadores sobre el pavimento

DH-2

Botones retrorreflejantes sobre estructuras

DH-3

Botones

 

4.2. Marcas en el pavimento

 

Se pintan o se colocan sobre el pavimento para regular y canalizar el tránsito de vehículos y peatones. Deben ser de color retrorreflejante, blanco o amarillo, según su función, y cuando el pavimento por su color no proporcione el suficiente contraste con las marcas, se recomienda delinearlas en todo su contorno, con franjas de cinco (5) centímetros de ancho de color negro. Los colores blanco y amarillo deben estar dentro del área correspondiente definida por las coordenadas cromáticas presentadas en la tabla 2.

 

TABLA 2.- Coordenadas que definen las áreas cromáticas para los colores que se utilicen en las
marcas y dispositivos para señalamiento horizontal

Color

Punto No.

Coordenadas

x

y

Blanco

1

0,303

0,287

2

0,368

0,353

3

0,340

0,380

4

0,274

0,316

Amarillo

1

0,498

0,412

2

0,557

0,442

3

0,479

0,520

4

0,438

0,472

 

Las marcas en el pavimento son:

 

4.2.1. Raya separadora de sentidos de circulación (M-1)

 

Se pinta o coloca sobre el pavimento para separar los sentidos de circulación vehicular en carreteras y vialidades urbanas de dos sentidos, generalmente al centro del arroyo vial, tanto en tangentes como en curvas, según se muestra en la figura 1. Debe ser de color amarillo retrorreflejante y se puede complementar con botones retrorreflejantes conforme a lo indicado en el párrafo 4.7. Según el ancho del arroyo vial, debe cumplir con los siguientes requisitos:

 

 

 

FIGURA 1.- Ubicación de la raya separadora de sentidos de circulación

 

4.2.1.1. Para carreteras y vialidades urbanas con ancho de arroyo vial de hasta seis coma cinco
(6,5) metros: La raya separadora de sentidos de circulación debe ser de diez (10) centímetros de ancho. Según su función es:

 

4.2.1.1.1. Raya continua sencilla (M-1.1): Se emplea como se muestra en la figura 2, en aquellos tramos donde la distancia de visibilidad es menor que la requerida para el rebase, conforme a lo indicado en el Apéndice A, o en los tramos donde por cualquier razón se prohíba el rebase. En la aproximación a las intersecciones que tengan raya de alto (figura.5), su longitud respecto a dicha raya, se debe determinar en función de la velocidad de proyecto en el caso de carreteras y vialidades urbanas nuevas, o de operación en las existentes, según se indica en la tabla 3. Cuando la intersección sea con una vía de ferrocarril, su longitud nunca debe ser menor que la distancia definida desde treinta y cinco (35) metros antes del inicio de las marcas para cruce de ferrocarril a que se refiere el inciso 4.2.8., hasta la raya de alto, como se muestra en la figura 9.

 

 

FIGURA 2.- Marcas en el pavimento en carreteras con ancho de arroyo vial de hasta 6,5 m

 

4.2.1.1.2. Raya discontinua sencilla (M-1.2): Se emplea como se muestra en la figura 2, en aquellos tramos donde la distancia de visibilidad es igual o mayor que la necesaria para el rebase, conforme a lo indicado en el Apéndice A y consiste en segmentos de cinco (5) metros separados entre sí diez (10) metros. En vialidades urbanas cuya velocidad permitida en el Reglamento de Tránsito, sea hasta de sesenta (60) kilómetros por hora, los segmentos pueden ser de dos coma cinco (2,5) metros separados entre sí cinco (5) metros.

 

4.2.1.2. Para carreteras y vialidades urbanas con ancho de arroyo vial mayor de seis coma cinco (6,5) metros: El ancho de la raya separadora de sentidos de circulación, en función del tipo de vialidad de que se trate, debe ser el que se indica en la tabla 4. Esta raya, según su función, es:

 

TABLA 3.- Longitud de la raya separadora de sentidos de circulación continua
en la aproximación a una intersección

Velocidad de proyecto
o de operación
km/h

Longitud de la raya*
m

≤30

30

40

45

50

65

60

85

70

110

80

140

90

170

100

205

110

245

120

285

*               Valor redondeado correspondiente a la distancia de visibilidad de parada (AASHTO, 1994).

 

TABLA 4.- Ancho de la raya

Tipo de vialidad

Ancho de la raya [1]
cm

Carretera de cuatro o más carriles para ambos sentidos de circulación

15

Carretera de dos o tres carriles para ambos sentidos de circulación con ancho de arroyo vial mayor de 6,5 m

Carretera con un carril por sentido de circulación con ancho de arroyo vial hasta de 6,5 m

Vialidades urbanas

10

[1]                   En tramos donde existan problemas de visibilidad por       condiciones climáticas adversas u otros factores que               puedan poner en riesgo al usuario, se pueden utilizar                rayas hasta del doble del ancho indicado.

 

4.2.1.2.1. Raya continua doble (M-1.3): Se emplea como se muestra en la figura 3, en aquellos tramos donde la distancia de visibilidad es menor que la requerida para el rebase, conforme a lo indicado en el Apéndice A, en los tramos donde por cualquier razón se prohíba el rebase o para delimitar carriles en contrasentido. En la aproximación a las intersecciones que tengan raya de alto (figura 5), su longitud respecto a dicha raya, se debe determinar en función de la velocidad de proyecto en el caso de carreteras y vialidades urbanas nuevas, o de operación en las existentes, según se indica en la tabla.3. Cuando la intersección sea con una vía de ferrocarril, su longitud nunca debe ser menor que la distancia definida desde treinta y cinco (35) metros antes del inicio de las marcas para cruce de ferrocarril a que se refiere el inciso 4.2.8., hasta la raya de alto, como se muestra en la figura 10. También se debe utilizar en carreteras y vialidades urbanas con dos o más carriles, por lo menos en uno de los sentidos, haciendo en este caso, las veces de faja separadora, como en el caso de un carril en contrasentido. En todos los casos, el ancho de las rayas debe ser el indicado en la tabla 4, según el tipo de vialidad y la separación entre ellas debe ser igual a su ancho.

 

Si por condiciones especiales, la separación entre rayas es mayor de cincuenta (50) centímetros, se pintan rayas diagonales a cuarenta y cinco (45) grados y de veinte (20) centímetros de ancho, separadas entre sí el doble de la distancia existente entre las rayas continuas, medida sobre estas últimas. Las diagonales deben trazarse de izquierda a derecha en el sentido del tránsito y ser de color amarillo retrorreflejante, como se muestra en la figura 4.

 

 

FIGURA 3.- Marcas en el pavimento en carreteras con ancho de arroyo vial mayor de 6,5 m

 

 

 

FIGURA 4.- Marcas en el pavimento en vialidades urbanas y carreteras de cuatro o más carriles

4.2.1.2.2. Raya continua-discontinua (M-1.4): Se emplea como se muestra en la figura 3, en aquellos tramos donde la distancia de visibilidad disponible permite la maniobra de rebase únicamente desde uno de los carriles, conforme a lo indicado en el Apéndice A, la raya del lado de ese carril debe ser discontinua en segmentos de cinco (5) metros separados entre sí diez (10) metros, sin embargo, en vialidades urbanas cuya velocidad permitida en el Reglamento de Tránsito, sea hasta de sesenta (60) kilómetros por hora, los segmentos pueden ser de dos coma cinco (2,5) metros separados entre sí cinco (5) metros; del lado donde no se permite efectuar la maniobra de rebase la raya debe ser continua. En todos los casos, el ancho de las rayas debe ser el indicado en la tabla 4, según el tipo de vialidad y la separación entre ellas debe ser igual a su ancho.

 

4.2.1.2.3. Raya discontinua sencilla (M-1.5): Se emplea como se muestra en la figura 3, en aquellos tramos donde, para ambos sentidos de circulación, la distancia de visibilidad es igual o mayor que la necesaria para el rebase, conforme a lo indicado en el Apéndice A y consiste en segmentos de cinco (5) metros separados entre sí diez (10) metros. En vialidades urbanas cuya velocidad permitida en el Reglamento de Tránsito, sea hasta de sesenta (60) kilómetros por hora, los segmentos pueden ser de dos coma cinco (2,5) metros separados entre sí cinco (5) metros.

 

4.2.2. Raya separadora de carriles (M-2)

 

Se utiliza para delimitar los carriles del mismo sentido de circulación, en carreteras y vialidades urbanas de dos o más carriles por sentido. Debe ser de color blanco retrorreflejante, del ancho que se indica en la tabla 4, en función del tipo de vialidad de que se trate. Puede ser continua o discontinua según se permita cruzarla o no. Esta raya se puede complementar con botones retrorreflejantes conforme a lo indicado el párrafo 4.7.

 

4.2.2.1. Raya separadora de carriles, continua sencilla (M-2.1): Debe ser continua sencilla en la aproximación de las intersecciones que tengan raya de alto o cuando delimite carriles especiales para vueltas, como se muestra en las figuras 5 y 6, respectivamente. En el primer caso, la longitud de esta raya respecto a la raya de alto, debe ser, en metros, numéricamente igual, a la mitad de la velocidad de operación expresada en kilómetros por hora en carreteras y siempre de treinta (30) metros en vialidades urbanas. Cuando delimita carriles especiales para vuelta, debe ser marcada en toda la longitud del carril.

 

FIGURA 5.- Diversos tipos de rayas y marcas en el pavimento en aproximaciones de intersección

 

FIGURA 6.- Rayas separadoras de carriles, rayas guía en zonas de transición, rayas
canalizadoras y rayas en la orilla del arroyo vial

 

4.2.2.2. Raya separadora de carriles, continua doble (M-2.2): Debe ser continua doble cuando delimita carriles exclusivos para la circulación de ciertos tipos de vehículos y debe ser marcada en toda la longitud del carril. La separación entre rayas debe ser igual a su ancho.

 

4.2.2.3. Raya separadora de carriles, discontinua (M-2.3): Cuando se permita cruzar la raya separadora de carriles, ésta debe ser discontinua y colocarse en segmentos de cinco (5) metros, separados entre sí diez (10) metros, como se muestra en las figuras 3 a 6. En vialidades urbanas cuya velocidad permitida en el Reglamento de Tránsito sea hasta de sesenta (60) kilómetros por hora, los segmentos pueden ser de dos coma cinco (2,5) metros, separados entre sí, cinco (5) metros.

 

4.2.3. Raya en la orilla del arroyo vial (M-3)

 

Se utiliza en carreteras y vialidades urbanas cuando no existan banquetas o guarniciones, para indicar las orillas del arroyo vial y delimitar, en su caso, los acotamientos, como se muestra en las figuras 2 a 4, 6 y 7.
El ancho de la raya en las orillas del arroyo vial debe ser el que se indica en la tabla 4, en función del tipo de vialidad de que se trate. Esta raya se puede complementar con botones retrorreflejantes conforme a lo indicado en el párrafo 4.7.

 

4.2.3.1. Raya en la orilla derecha: La raya en la orilla derecha del arroyo vial, con respecto al sentido de circulación, debe ser de color blanco retrorreflejante.

 

4.2.3.1.1. Raya en la orilla derecha, continua (M-3.1): Esta raya debe ser continua cuando el acotamiento tenga un ancho de hasta dos (2) metros o en curvas, intersecciones, entradas y salidas, donde por razones de seguridad en la operación del tránsito conviene restringir el estacionamiento sobre el acotamiento,
en cuyo caso, la extensión de la raya debe ser igual a la de la zona de restricción, más la longitud que en función de la velocidad de operación se indica en la tabla 3, tanto antes como después de dicha zona.

 

4.2.3.1.2. Raya en la orilla derecha, discontinua (M-3.2): Esta raya debe ser discontinua cuando el ancho del acotamiento sea mayor de dos (2) metros, conformada por segmentos de dos (2) metros de longitud separados dos (2) metros entre sí.

 

Dibujos fuera de escala

FIGURA 7.- Rayas canalizadoras

 

4.2.3.2. Raya en la orilla izquierda (M-3.3): La raya en la orilla izquierda del arroyo vial, se debe utilizar en carreteras y vialidades urbanas con faja separadora central, de cuerpos separados o de un solo sentido de circulación, así como en rampas de salida. En todos los casos, esta raya debe ser continua y de color amarillo retrorreflejante, como se muestra en las figuras 4 y 6.

 

4.2.4. Raya guía en zonas de transición (M-4)

 

Se utiliza para delimitar la zona de transición entre los carriles de tránsito directo y el de cambio de velocidad en las entradas y salidas, o para ligar los extremos de los enlaces. Debe ser discontinua, de color blanco retrorreflejante y del mismo ancho que el de la raya de orilla del arroyo vial a que se refiere el inciso 4.2.3., y conformada por segmentos de dos (2) metros de longitud, separados cuatro (4) metros entre sí, como se muestra en la figura 6.

 

4.2.5. Rayas canalizadoras (M-5)

 

Se utilizan en carreteras y vialidades urbanas para delimitar la trayectoria de los vehículos, canalizando el tránsito en las entradas, salidas y bifurcaciones, o para separar apropiadamente los sentidos de circulación, formando una zona neutral de aproximación a las isletas o fajas separadoras, como se muestra en las figuras 6 y 7. Estas rayas se complementan con botones retrorreflejantes conforme a lo indicado en el párrafo 4.7.

 

4.2.5.1. Las rayas que limitan la zona neutral deben ser continuas, de color blanco retrorreflejante cuando separan flujos en un solo sentido (figura 6) y amarillo retrorreflejante cuando separan flujos en diferentes sentidos de circulación (figura 7). Estas rayas deben tener el ancho que se indica en la tabla 4, en función del tipo de vialidad de que se trate.

 

4.2.5.2. La zona neutral se debe marcar mediante rayas diagonales de veinte (20) centímetros de ancho, con una inclinación de cuarenta y cinco (45) grados, trazadas de izquierda a derecha en el sentido del tránsito; de manera que, cuando la zona neutral se ubica entre los dos sentidos del tránsito, las diagonales tendrán una sola inclinación y cuando se localiza entre trayectorias de un sólo sentido tendrán dos inclinaciones, formándose una marca a manera de “galón”. Las rayas diagonales de una sola inclinación deben ser de color amarillo retrorreflejante y las rayas a manera de galón, con dos inclinaciones, de color blanco retrorreflejante, y en ambos casos, deben estar separadas entre sí dos (2) metros, medidos sobre las rayas que limitan la zona neutral.

 

4.2.5.3. La longitud mínima de la zona neutral en la aproximación a los extremos de isletas o fajas separadoras centrales, debe ser de cincuenta (50) metros. En las isletas canalizadoras para los casos de entradas, salidas y bifurcaciones, dicha longitud debe quedar definida por las trayectorias de los carriles que divergen o convergen.

 

4.2.5.4. Es conveniente colocar bordos de concreto en la misma posición que las rayas diagonales, en la mitad de la zona neutral más cercana a la isleta, como se indica en el Capítulo V del Manual de Dispositivos para el Control del Tránsito en Calles y Carreteras de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, con la finalidad de advertir la presencia de la isleta a los conductores que lleven una trayectoria errónea. Estos bordos deben ir pintados de color retrorreflejante, blanco o amarillo según sea el caso, al igual que las rayas diagonales.

 

4.2.6. Raya de alto (M-6)

 

Se utiliza en carreteras y vialidades urbanas para indicar el sitio donde deben detenerse los vehículos, de acuerdo con una señal de alto o semáforo. Debe ser continua sencilla, de color blanco retrorreflejante y trazarse cruzando todos los carriles que tengan tránsito en el mismo sentido, como se muestra en las figuras 5 y 8 a 10. Cuando la raya de alto se utilice junto con una señal de alto, esta última se debe colocar alineada con la raya.

 

En el caso de un cruce a nivel con otra vialidad (figura 8), la raya de alto debe ser de treinta (30) centímetros de ancho, paralela a las rayas de cruce de peatones a que se refiere el inciso 4.2.7., y a una distancia de un (1) metro antes de las mismas. En caso de no existir rayas para cruce de peatones, la de alto se debe ubicar en el lugar preciso en el que deban detenerse los vehículos, a no menos de un (1) metro ni a más de diez (10) metros de la orilla más próxima de la vía de circulación que cruza y paralela a esta última. Si los vehículos deben detenerse en un paso a nivel de peatones, en algún sitio donde no exista una intersección, la raya de alto debe ser trazada paralela a la trayectoria de los peatones.

 

FIGURA 8.- Rayas para cruces de peatones

 

FIGURA 9.- Rayas, símbolos y letras para cruce de ferrocarril